The Blog Single

  • Consejos para conducir con lluvia intensa

    En estos meses es frecuente encontrar fenómenos meteorológicos como la lluvia. La mezcla del agua con el polvo y la grasa de la calzada hacen que el pavimento se convierta en deslizante y que conducir pueda resultar peligroso. De hecho, el número de accidentes en esta época del año aumenta por este motivo.

     

    Por eso, os compartimos una serie de consejos para que conducir con lluvia sea lo más seguro posible:

    • Antes de ponerte en marcha, pregúntate si el viaje es realmente necesario o si sería mejor posponerlo hasta que haya pasado lo peor de la lluvia.
    • Si tienes que viajar, comprueba los limpiaparabrisas antes de salir. Las escobillas de los limpiaparabrisas, tanto delanteros como traseros, han de estar en buen estado. Si no lo están, cámbialas de inmediato.
    • Comprueba la profundidad del dibujo de los neumáticos. Si conduces con neumáticos de verano o con neumáticos para todas las estaciones, recomendamos una profundidad mínima de 3 mm. Si conduces con neumáticos de invierno, recomendamos 4 mm.
    • Llena el depósito de combustible. Las lluvias intensas provocan a menudo retenciones debido a las averías o colisiones de los coches. Lo último que querrás es verte atrapado en un atasco con el limpiaparabrisas, la calefacción y las luces encendidas, pero con poco combustible.
    • Familiarízate con los ajustes del aire acondicionado y la calefacción del coche de forma que sepas cómo desempañar el interior rápidamente.
    • Escucha la radio. Así te podrás enterar de si se ha cerrado alguna carretera o si hay accidentes o inundaciones en la ruta que tengas prevista. En este caso, elabora un itinerario alternativo.
    • Carga tu teléfono móvil. Puede que tengas que pararte para avisar que llegas tarde.
    • Encender las luces. Durante los episodios de lluvia, es muy importante que el resto de los conductores noten nuestra presencia. En el caso de lluvia intensa es obligatorio circular con el alumbrado de cruce encendido. Se puede encender el antiniebla delantero, pero no el trasero. Si la lluvia es muy intensa, se podrán encender ambos antinieblas, tanto delanteros como traseros.
    • Reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad. Es recomendable reducir la velocidad aproximadamente un 10%. A mayor velocidad, mayor será la lluvia que incida sobre el parabrisas y, por lo tanto, la visibilidad se reducirá.
    • Precaución con el Aquaplanning. Este efecto se produce al resbalar el neumático sobre la carretera debido a una película de agua muy fina que hace que no pueda adherirse a la superficie. Cuando observemos charcos en la carretera o balsas de agua, es recomendable reducir la velocidad, pero nunca frenar. Si se produce el aquaplanning, la mejor maniobra es sujetar el volante con fuerza y no variar la trayectoria del vehículo, hasta que el neumático encuentre de nuevo contacto con la superficie.
    • Cuidado con los cristales. Evitar que se empañen dirigiendo la calefacción hacia los mismos.
    • Mantener las escobillas limpiaparabrisas en buen estado. Aunque es una recomendación que puede resultar evidente, ante los primeros signos de desgaste es recomendable reemplazar las escobillas.
0 comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top
Click to Hide Advanced Floating Content