Kia Picanto

La marca coreana nos presenta el coche urbano de cinco puertas más pequeño de la gama Kia..

Con 3,6 metros de diseño desenfadado, este modelo es perfecto para un entorno urbano y cosmopolita.

Un coche que tradicionalmente fue dirigido para un público joven, cada vez capta más adeptos de todas las edades por su practicidad y comodidad. Perfecto para moverse por la ciudad, sus 67 caballos de potencia y su reducido tamaño hacen que la movilidad y el aparcamiento sean un trámite sencillo, en otras palabras, callejear con el Kia Picanto resulta algo muy sencillo.

Juega a favor el peso del coche, 953 kilos que permiten al coche mantener buenos ritmos, incluso en autopista.

Este coche mantiene la parrilla característica de Kia, pero con un frontal prominente y con mucha presencia par

a un coche tan pequeño, lo que le aporta un look distinto a otros coches de la misma gama.

Los faros están compuestos por luces halógenas y llantas son de acero, de 14 pulgadas y con neumáticos en medida 175/65. El diseño interior se mantiene en el estilo clásico, sencillo pero muy funcional.

A pesar de ser un coche pequeño, el puesto del conductor resulta cómodo y espacioso. Los asientos son mullidos y el espacio para los pasajeros es amplio y confortable. Además, el coche tiene un consumo bajo, lo que hace que sea más llamativo.

Todas estas características y su precio hacen del Kia Picanto un coche perfecto para la ciudad y el día a día.

Conducir con mal tiempo

Pautas a seguir si el mal tiempo de sorprende conduciendo

A todos nos puede pasar que estemos conduciendo y nos sorprenda un temporal, si no podemos parar, ante esta situación lo más importante es mantener la calma, reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad entre coches.

 

Extremando las precauciones se puede conseguir una conducción más segura en situaciones de riesgo como lluvias abundantes, rachas de viento, nevadas…

 

La visibilidad se suele ver bastante afectada en estos casos, ya sea por la lluvia, la niebla o la nieve, por lo que se verá reducida y aumentará el peligro. Para esto es muy importante reducir la velocidad para tener un mayor control del coche, y también hacer ver el coche al resto de los conductores con las luces antiniebla.

 

La distancia de seguridad se presenta imprescindible en situaciones de lluvia o hielo, ya que las ruedas pierden adherencia y los frenos del coche responden de forma diferente que ante un asfalto seco.

 

Otro punto a cumplir es la sujeción del volante. En casos de viento o posibles derrapes, los conductores deben sujetar el volante con más fuerza de la habitual y evitar maniobras bruscas, adelantar coches o cambiar de carril, ya que el coche se puede ver desestabilizado.

 

A parte de todas estas pautas, hay que recordar siempre que en casos así, debemos dejar a un lado las prisas y el llegar a tiempo. Lo importante es la seguridad y llegar a salvo al destino, sin importar la hora.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar